Deportes

Tres jugadoras vinotinto apoyarán en Uruguay

Las jugadoras Danae Millán, Crisbelis Abraham e Idanis Mendoza reforzarán a Colón.

Colón resulta ser un club centenario aunque chico, fundado en el Brazo Oriental de Montevideo en 1907 que milita en la tercera categoría del fútbol masculino y en la segunda del baloncesto, pero es el líder o la reina del balompié femenino con cuatro títulos consecutivos: los cuatro últimos, sobre los emblemáticos Peñarol y Nacional.

Dentro del campeonato 2016, fue figura la criolla Oriana Altuve -ahora en el Independiente Santa Fe- y en el actual torneo la presencia nacional se triplica. “El fútbol venezolano (femenino) anda muy bien”, confía Héctor Chaine, presidente del equipo desde hace 29 años.

Por su parte Danae Millán, Crisbelis Abraham -ambas de 22 años- e Idanis Mendoza, de 29 recién cumplidos, que han jugado en las selecciones vinotinto sub 17 y sub 20 y en la absoluta, son la jugada del club de franjas rojas y verdes para prolongar su hegemonía en el campeonato uruguayo, que Chaine identifica como semiprofesional.

 “Hay escaso patrocinio y es impensable traer a jugadoras brasileñas, que prefieren ir a Europa”, aseguró. Las venezolanas, de calidad contrastada, son además más accesibles económicamente.

Millán es una espigada defensa, cumple su tercera temporada en suelo charrúa. Vino a un torneo sub-20 y Colón la contactó, luego pasó a Nacional y ahora está de regreso. Criada en Puerto La Cruz, de padre cumanés y madre de Barinas, veía el fútbol español por televisión junto con sus abuelos, luego comenzó a jugarlo con los chicos en la calle y ahora se construye una vida en otro país.

Abraham por su parte, que se desempeña en el frente del ataque, espera debutar en la próxima jornada. Le falta el pase de su anterior club: Unión Española de Guayaquil con el que jugó Copa Libertadores en 2016. Es de Magdaleno, en el estado Aragua, y se desarrolló en la Escuela Juan Arango de Maracay.

Entre tanto Mendoza llegó a principios de agosto junto con Abraham en un periplo que las llevó en autobús hasta Cúcuta y dos días después tomaron un vuelo con destino a Montevideo. A ambas, Colón les garantiza alojamiento, alimentación y un sueldo modesto pero suficiente. La más profesional de las tres, se alinea en el medio campo y se encarga de cortar el juego rival e iniciar la ofensiva. Inició como defensa pero ahora el entrenador le pidió que adelantara su posición. “Hago lo mejor para el equipo”, dijo.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close