Actualidad

Rindieron un tributo militar al teniente Rojas Silva

El Memorial de los Defensores del Chaco fue inaugurado en junio de 2015

Las cenizas del teniente Adolfo Rojas Silva, considerado el primer mártir de la Guerra del Chaco, fueron depositadas ayer en el Memorial de los Defensores del Chaco, dentro del Cuartel de La Victoria de San Lorenzo. Durante el acto, el ministro de Defensa le rindió loas al presidente Horacio Cartes.

El ministro de Defensa Nacional, Diógenes Martínez, afirmó que en honor al Tte. 1º Adolfo Rojas Silva, primera víctima de la Guerra del Chaco (1932-1935), y los combatientes de la defensa del territorio patrio, el gobierno nacional “encabezado por un patriota, Horacio Cartes, impulsa el desarrollo económico y social en el territorio chaqueño”. Dijo que con el presidente de la República están garantizados trabajo, paz y armonía.

“Bolivia y Paraguay hoy recorren juntos el camino del trabajo y desarrollo humano, como socios del Mercosur, y han alcanzado los niveles más elevados y constantes de crecimiento económico, destacándose entre los países sudamericanos”.

¿Quién fue el teniente Rojas Silva?

Martínez pronunció dicho discurso durante el acto previo a la solemne ceremonia fúnebre de traslado de los restos del Tte. Rojas Silva al Memorial de los Defensores del Chaco que se encuentra dentro del Cuartel de La Victoria de esta ciudad, que después de la contienda se convirtió en hogar de los excombatientes sin familiares.

El Memorial de los Defensores del Chaco fue inaugurado en junio de 2015 en conmemoración de los 80 años de la firma del Protocolo de la Paz del Chaco. Se trata del cementerio donde descansan más de 500 héroes.

A lo largo del acto el ministro mencionó que Rojas Silva descansará rodeado de valientes soldados, que inspirados por su martirio lucharon para salvar las tierras paraguayas, durante la guerra del Chaco. Resaltó que el héroe un día como ayer cumplía 21 años de edad y el 25 de febrero de 1927 moría en manos de bolivianos.

El músico y compositor Emiliano R. Fernández le dedicó una música, conocida como “Rojas Silva rekávo”. El tema fue entonado luego de que se depositaran sus restos en su morada final y se descubriera un busto del mártir.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close