Deportes

El Real Madrid tocó fondo de cara al Villarreal

El equipo del Real Madrid volvió a caer en Liga después de ofrecer una mala imagen ante el Villarreal y perdió 0-1 en el estadio Santiago Bernabéu con una gran actuación del portero Sergio Asenjo y con un tanto de Pablo Fornals que acabó con la paciencia del público.

Resulta ser muy claro que la Liga va a ser una losa para el Real Madrid hasta final de temporada. Con un partido menos, al final de la jornada y en el ecuador del curso, podría colocarse a 19 puntos del Barcelona. Su enésimo alfilerazo ante el Villarreal es el definitivo. Tendrá que centrarse en la Copa y en la Liga de Campeones. No queda otra.

Zidane por su parte, afligido tras el tanto de Fornals en los últimos minutos, que dio la primera victoria en la historia al equipo castellonense en el Santiago Bernabéu, afrontó el duelo sin revoluciones en el 11. El partido ante el Numancia de Copa dejó tocados a los menos habituales y no hubo asombros en la alineación del técnico francés, que volvió a confiar en los de casi siempre pero sin los lesionados Sergio Ramos y Karim Benzema.

Fanaticada observando el partido

Todo el público del Bernabéu esperaba una reacción de sus hombres tras el sonrojo del choque del Numancia, que volvió a sacar a relucir las carencias de un grupo de deportistas que en pocos meses pasó de ser el más poderoso de Europa a convertirse en uno de los más vulnerables.

En este sentido, en frente ya no había un equipo de Segunda División. El Real Madrid tenía delante al Villarreal, un cuadro más que competente, que compite por disputar una competición europea y que cuenta con jugadores que en cualquier momento podían hacer mucho daño.

Por su parte, el técnico Javi Calleja intentó controlar el partido a base de posesión y con un sistema de defensa muy concentrado para no dejar huecos a los jugadores del Real Madrid. Esa propuesta, en los iniciales veinte minutos, funcionó a la perfección y su rival se atascó una y otra vez a la hora de generar juego y ocasiones.

Si bien es cierto que el partido parecía no tener nombre, lo cierto es que el Villarreal tenía mejor pinta que el Real Madrid, atascado definitivamente para proponer juego y ocasiones. Entonces, Zidane, con veinte minutos por delante, movió el banquillo y sentó a Gareth Bale y a Isco para dar minutos a Lucas Vázquez y a Marco Asensio.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close