Espectáculos

Primer álbum de The Cranberries cumple 25 años

El cuarteto de Limerick empezó mezclando en la coctelera sencillas melodías evocadoras de paisajes celtas

Luego de casi dos meses después de la muerte de Dolores O’Riordan, sus fans vuelven a recordarla al cumplirse este jueves 25 años de la publicación del primer álbum de The Cranberries, Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We?, con el cual la banda alcanzó fama mundial.

El fallecimiento repentino de O’Riordan el pasado 15 de enero en Londres, a los 46 años, conmocionó y entristeció a Irlanda y a los millones de admiradores de todo el mundo a los que cautivó con su música y su peculiar canto, inconfundible por el marcado acento de Limerick y los “gorgoritos” al estilo tirolés (“yoldeling” en inglés).

Empezando la década de los noventa, The Cranberries se convirtió rápidamente -primero en Estados Unidos y después a nivel global- en un grupo de referencia, al tiempo que Dolores se estableció como una de las voces femeninas más icónicas del momento.

El cuarteto de Limerick empezó mezclando en la coctelera sencillas melodías evocadoras de paisajes celtas con temas universales de enamoramientos y desengaños, hasta conectar con toda una camada de jóvenes que después se etiquetó como la “Generación X”.

Trayectoria musical de The Cranberries

Esta la fórmula que The Cranberries, con O’Riordan al frente, aplicó a “Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We?”, que salió al mercado el 1 de marzo de 1993 para competir en un panorama musical donde el “grunge” y sus fuertes voces masculinas estaban en pleno apogeo.

Aunque resultaba extremadamente tímida, Dolores creyó fervientemente en el potencial de la banda desde que respondió, con apenas 19 años, a un anuncio en el que tres jóvenes de Limerick, entonces llamados “The Cranberry Saw Us”, buscaban una vocalista para sustituir a Niall Quinn.

Por su parte, el bajista Mike Hogan, el batería Fergal Lawler y el guitarrista Noel Hogan recordaron poco después en una entrevista que O’Riordan se presentó a la audición con un teclado (también tocaba la guitarra) y que “era menuda y tenía el pelo muy corto”.

Ninguno de los cuatro era entonces un virtuoso con sus respectivos instrumentos, según sus propias confesiones, y, de hecho, Noel ha reconocido que sabía apenas cinco acordes, cuatro de los cuales usó para componer, junto a Dolores, “Linger” y el resto de temas, excepto “Waltzing Back”, “I Will Always” y “How”, que creó ella sola.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close