Actualidad

Obispos paraguayos hacen un llamado para trabajar por la paz

Asunción.- A través de un comunicado, obispos paraguayos hicieron un llamado debido a la oleada de violencia que se ha desatado en nuestro país.

“La sociedad paraguaya está conmocionada por graves hechos de violencia criminal”, dijeron obispos de la Conferencia Episcopal Paraguaya en un comunicado. “Nuestra conciencia nos dicta a no permanecer indiferentes e indolentes ante tales situaciones”.

Las autoridades religiosas piden a la población, fieles católicos, a que trabajen incansablemente por la paz y justicia social.

En este sentido, condenan los crímenes y asesinatos tanto como los secuestros y el narcotráfico. Para ellos, esos males causan “muerte, dolor y sufrimiento a tantas familias”.

Al mismo tiempo, destacaron que la violencia genera “desconfianza y huida” y debilita “espacios de encuentro fraterno y de solidaridad”. “No queremos una sociedad cruel e inhumana que permanece callada e insensible ante tanto dolor y sufrimiento”.

En el comunicado también resaltaron que debemos preguntarnos si esos hechos “no son un síntoma de problemas morales y sociales, y si no debemos hacer un examen de conciencia que nos lleve a revisar las acciones y omisiones que dejan crecer el mal y la violencia en medio de nosotros”.

Los obispos citaron al Papa Francisco al decir que los Diez Mandamientos señalan “el límite de la vida”. Igualmente, explicaron que a partir de allí el hombre se destruye tanto a él como a los demás.

Lee también:   Sacerdote paraguayo pagará 870 dólares para evitar la cárcel por abuso sexual

Pronunciamiento de contra los ataques a los nativos

Recientemente, durante la celebración en honor a la Virgen de Caacupé, un obispo paraguayo denunció los ataques a nativos. Al evento se unieron miembros de comunidades provenientes de distintas partes del país.

Monseñor Luis Alfert alzó su voz contra los maltratos, destrucción de tierras y explotación hacia los pueblos originarios.

Antes que hablara el obispo, los nativos pidieron perdón por la  tala, y por el poco cuido a la tierra. Asimismo, denunciaron la destrucción de sus comunidades y la pérdida de la identidad cultural.

Debido a esas palabras, el miembro de la Iglesia indicó que no estaba orgulloso de lo que estaba ocurriendo. Indicó que aún existe desigualdad porque “el 3% de la población concentra el 80% de las tierras”. Por ello, algunos no tienen lugar donde colocar sus viviendas y deben vivir indignamente “al costado de las rutas”.

Destacó que algunos viven en “mansiones de lujo”, mientras otros fabrican casas con “cartón y tabla”. Para él no es justificable que los nativos sean “expulsados de sus territorios ancestrales”.

“Nosotros destrozamos sus comunidades y los expulsados viven en las veredas”. Además, aseguró que los nativos están perdiendo su dignidad y ganando desprecio.

Monseñor Alfert denunció que existiera corrupción en las comunidades nativas. Por ese motivo animó a los jóvenes nativos a fortalecer sus organizaciones y a no abandonar sus tierras.

Etiquetas

Kryshna Bednarcyk

Estudiante de Comunicación Social con experiencia en medios digitales como La Mega, La Mega de Toronto, Segundo Enfoque, entre otros. ¡Mi pasión es escribir!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close