Actualidad

La migración a la nube es la apuesta estratégica para el crecimiento de las corporaciones

La migración a la nube se ha consolidado como una de las estrategias más implementadas por empresas de los más diversos rubros.

Ésta consiste en tomar la arquitectura física de una empresa, sus servidores, bases de datos, aplicaciones, etc., y trasladarla a un entorno virtual, el cual es alojado por un proveedor externo.

Son cada vez más los proveedores de servicios cloud, como Preteco, que están ayudando a empresas a lo largo y ancho del continente a llevar a cabo la migración a la nube de forma sencilla, rápida y eficiente.

¿Cuáles son los beneficios de migrar a la nube?

Que tantas empresas se estén subiendo al carro de la migración a la nube no es casualidad, puesto que esta tendencia le trae muchísimos beneficios a las empresas.

El principal de esos beneficios es que la migración nube le permite a las compañías desligarse de todas las responsabilidades relacionadas con la administración de sus arquitecturas. Esto incluye tanto la gestión, como la reparación y las actualizaciones; procesos que no solo conllevan una gran cantidad de tiempo, sino enormes y periódicos desembolsos de dinero.

Dado que, gracias a la nube, las arquitecturas son alojadas por el proveedor de servicios cloud, será éste quien se encargue de todo eso, liberándole a las empresas mucho tiempo y ahorrándoles mucho dinero; recursos que ahora pueden reinvertir en cosas mucho más productivas, como sus negocios o los propios clientes.

La migración a la nube garantiza, además, los más altos niveles de escalabilidad. Esto se debe a que, al estar todo alojado de manera virtual, tanto la capacidad de almacenamiento como la potencia pueden ser ampliadas de forma casi instantánea por el proveedor.

Así, la arquitectura puede adaptarse a las necesidades de la empresa, las cuales pueden ir variando a medida que intentan seguirle el ritmo a las tendencias del mercado.

Además de esto, las arquitecturas en la nube son reconocidas por ser diseñadas con el objetivo de garantizar los más altos estándares de seguridad para las bases de datos

En una era en la cual la información supone el más valioso de los activos de una compañía, garantizar su seguridad debería estar en la cima de la lista de prioridades de un negocio.

Pasos para una óptima migración a la nube

El principal error que cometen las empresas a la hora de llevar a cabo un proceso de migración a la nube es no rediseñar sus arquitecturas para adaptarlas a su nuevo entorno.

Esto es fundamental, puesto que, por más que en apariencia y forma de uso pueden ser muy similares, la realidad es que las arquitecturas on-premise y las arquitecturas cloud funcionan de formas muy diferentes; sus requerimientos son diferentes, su disposición es diferente, sus niveles de seguridad son diferentes.

Por lo tanto, por más que la migración a la nube sea un proceso sencillo, eso no significa que no deban tenerse ciertas cosas en cuenta para garantizar su éxito.

En primer lugar, es indispensable llevar a cabo un proceso de discovery, en el cual se recabe información sobre todos los insumos, componentes y recursos con los que cuenta la empresa.

En esta lista se deberán incluir desde servidores y aplicaciones hasta bases de datos y sistemas de red, y se deberá tomar nota con sumo detalle de los hábitos de uso de cada uno de ellos: con qué frecuencia se usan, para qué se usan, cómo se usan, qué potencia requieren, etc.

El siguiente paso es evaluar los métodos de migración, tomándose el tiempo de elegir aquel que más se ajuste a las necesidades de la empresa y que, por lo tanto, pueda llevar a una migración lo más eficiente posible.

Tras esto, es el momento de comenzar a planificar la arquitectura en sí misma. Una vez más, ésto se realiza tomando como inspiración la arquitectura on-premise, para así aprovechar al máximo los conocimientos previos del personal, pero adaptándola para ajustarse bien a su nuevo ecosistema.

Una vez que ya todo ha sido planificado y diseñado, se procede a construir la arquitectura y, una vez que ésta se encuentra lista, se procede a la migración de todos los contenidos y elementos de la arquitectura on-premise hacia la nube.

Si tu empresa cuenta con una arquitectura on-premise y, tras leer todo esto, estás interesado en llevar a cabo una migración a la nube de la misma, te invitamos a ponerte en contacto con algún proveedor de servicios en la nube, como puede ser Preteco, para recibir más información sobre este y otros servicios relacionados con la optimización de las empresas y sus infraestructuras.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close