Actualidad

Liberales eligieron el candidato de la Alianza

El reconocido Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) realizó sus internas hoy en medio de una fuerte división, debido a las mutuas acusaciones que se hacen tanto efrainistas como llanistas.

El vocero principal del PLRA, Efraín Alegre, quien encabeza el oficialismo y se presenta por segunda vez para intentar ganar la candidatura a presidente en representación de su partido, es cuestionado por su supuesto manejo discrecional de los recursos de los azules, según el llanismo.

Por su lado, el sector que postuló a Carlos Mateo Balmelli a presidente, tiene como importante interrogante haber apoyado la enmienda y acompañado en reiteradas ocasiones recetas del cartismo en perjuicio de mandatos del PLRA, además de tener a controvertidos dirigentes en sus filas.

Cantidad de habilitados para votar

El día de hoy, cerca de 1.400.000 liberales que están habilitados a votar por las candidaturas a presidente, senadores, diputados, gobernadores y juntas departamentales tienen la posibilidad de elegir al presidenciable que encabezará la Alianza Ganar (PLRA-Frente Guasu), que reúne el resto de la oposición que llega unida al 2018 y le disputará el poder a los colorados.

Sin embargo, fluye en la interna liberal el sinsabor de que dos grupos antagónicos se acusan a muerte de ser los responsables de que el PLRA no se una.

Desde el momento en el que llegó Efraín a la presidencia del partido hace más de un año, ha tenido como principal piedra en el zapato al llanismo, liderados por el senador Blas Llano, dado que permanentemente estos han desobedecido mandatos partidarios –arguyendo que no existe el mandato imperativo–.

Este enfrentamiento no terminó y se trasladó tanto a proyectos votados en el Parlamento, y principalmente el atropello que constituyó la enmienda, protagonizado por el llanismo, junto a cartistas y luguistas, terminó por partir en dos a los liberales.

En vísperas del voto por la enmienda, la convención partidaria había advertido que quien violase la Constitución sería sacado del partido. Esta situación puso en cháke a los llanistas, quienes no se amilanaron e igual votaron por la enmienda que finalmente fue enviada al archivo.

Hace algunos días atrás, el efrainismo se hizo eco de la filtración de llamadas entre llanistas y el propio presidente de la República, y acusa al sector de Llano de haber orquestado la traición al partido el pasado 1 de abril.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close