Actualidad

Exigieron analizar audios en caso de Rodrigo Quintana

La querella y la Fiscalía se contradicen, pese a que ambas deben investigar quién dio la orden para ingresar al Partido Liberal Radical Autentico (Plra) y recolectar datos contra el suboficial Gustavo Florentín, acusado por el asesinato de Rodrigo Quintana.

El conocido abogado querellante Guillermo Duarte Cacavelos exigió que la Fiscalía avance con las investigaciones en torno al asesinato del joven liberal Rodrigo Quintana. Esto, a raíz de que el próximo 1° de septiembre se cumplirán cinco meses del hecho, y aún no se tienen informes del cruce de llamadas de los policías, las conversaciones vía frecuencia policial, así como tampoco los mensajes vía WhatsApp de Gustavo Florentín (policía acusado de disparar a Quintana).

Se mencionó que el informe técnico de investigación presentado por especialistas del Laboratorio Forense del Ministerio Público, el lunes pasado, con relación a las conversaciones que hubo vía frecuencia policial entre los altos jefes, en la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1° de abril, se trata de un documento preliminar y muy escueto.

“Urgimos a la Fiscalía que ya se periten en su totalidad las comunicaciones vía frecuencia policial entre los altos jefes. La que presentaron es una aberración, aparte de no ser cierta, ya que 131 audios de la frecuencia policial fueron alterados o borrados”, expresó el abogado.

Adicionalmente, sostuvo que el informe pericial aún no se pudo realizar, ya que es necesaria la autorización del propietario RLink para su reproducción mediante un software, por lo que refutó a la fiscal Raquel Fernández, quien alegó que los archivos no fueron borrados.

“No se hizo el análisis para saber si se borraron o no los audios, porque lo que se hizo simplemente es analizar el backup que tiene la Fiscalía, pero no se comparó con la base de datos original, tampoco se hizo una sola pregunta al técnico”, explicó el abogado querellante que representa a la familia de Rodrigo Quintana.

Del mismo modo, resaltó que la Fiscalía recién reacciona cuando la querella realiza diligencias que hacen a la investigación.

Finalmente señaló que los peritos contratados por la querella analizaron el patrón que queda registrado en los audios. “No es racional que en 20 minutos hubo 216 llamadas y en 40 minutos menos, es evidente que se borraron o alteraron”, puntualizó.

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close