Actualidad

Oficialistas y disidentes sumaron escándalos a días de las internas

Faltando muy pocos días para las elecciones internas del Partido Colorado, tanto el oficialismo como la disidencia se ven envueltos en escándalos que sacuden las precandidaturas presidenciales de Santiago Peña, del movimiento Honor Colorado, y de Mario Abdo Benítez, de Colorado Añetete.

De cualquier manera, las directivas que reciben desde los equipos políticos y grupo de asesores es evitar hablar y minimizar los casos.

Uno de los más recientes episodios es el que involucró al senador cartista Óscar González Daher, precandidato a senador de Honor Colorado y hombre de confianza del presidente en Central.

La discusión salió a la luz pública luego de que se filtraron audios de conversaciones mantenidas por el secretario del legislador en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM).

El caso mostró un esquema de tráfico de influencias desde esta institución en el manejo de casos judiciales. El pedido de sanción contra González Daher no prosperó en la Cámara Alta, gracias a una especie de trato entre el cartismo y referentes del Frente Guasu y del sector liberal del llanismo.

Inconvenientes suscitados a días de las internas

Del mismo modo, el lunes 20 de noviembre apareció la grabación de una reunión que mantuvo el jefe de Gabinete Civil, Juan Carlos López Moreira, junto con militares asignados a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), destinada al combate contra el Ejército del Pueblo Paraguayo.

 

“Podemos hacer toda la entrega, podemos darles todas las herramientas, todos los recursos necesarios, pero sin el apoyo de ustedes, nada. Ustedes son los que tienen que estar, entrar en el monte, son los que tienen que mantenerse activos y son los que tienen que apretar el gatillo”, arengó el ministro a los militares.

Desde el Gobierno trataron de asegurar que lo de López Moreira no fue ningún discurso a los uniformados, y que solo fueron palabras de agradecimiento a las tropas.

Entre tanto, el presidente de la Essap, José Arce López, salpicó al presidente, a López Moreira y a Santiago Peña en un intento de desfalco de los recursos del Estado a cambio de obtener votos de los funcionarios públicos. 

Dentro del audio se escuchó que el propio presidente de la Essap informa sobre una maniobra no legal llevada a cabo para que los empleados puedan percibir un dinero extra disfrazado bajo el rótulo de subsidio familiar. Esto a propósito de que la figura de la gratificación fue prohibida por el mismo Poder Ejecutivo durante la administración de Peña como ministro de Hacienda. Los gubernamentales están pendientes de este guiño.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close