Actualidad

El futuro Gobierno tendrá que acercar la macroeconomía al ciudadano

La economía paraguaya creció durante la última década a un ritmo promedio del 5% del PIB

El principal reto del futuro Gobierno paraguayo será acercar el crecimiento de su economía, previsto para 2018 en un 4,5 % del Producto Interno Bruto (PIB) según el Banco Central del Paraguay (BCP), a una población que exige una consolidación de la clase media y la reducción de la pobreza.

La economía de Paraguay creció durante la última década a un ritmo promedio del 5% del PIB, según los datos del Banco Mundial, un comportamiento que le permitió desligarse de sus vecinos y potencias económicas, Brasil y Argentina.

Todos los expertos reconocen que el país ha sabido defenderse en el terreno económico durante la legislatura de Horacio Cartes (2013-2018) a través de políticas de contención del gasto público, leyes de responsabilidad fiscal y disciplina macroeconómica.

En este sentido, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, durante su visita a Paraguay este marzo, calificó la economía paraguaya como una de las “más fuertes de Latinoamérica”, con unas previsiones de crecimiento del 4 %, según este organismo.

Cifras vs. realidad

Una importante cifra que será capaz de mantener el Gobierno que salga de las elecciones del 22 de abril, sea el del oficialista Mario Abdo Benítez o el del liberal Efraín Alegre, dijo a Efe el director del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), Fernando Masi.

Sin embargo, Massi descartó “de entrada” que el país pueda llegar a crecer al 6 %, como comentó en la campaña Abdo Benítez, el candidato a presidente por el gobernante Partido Colorado.

Al margen de todas esas previsiones, lo cierto es que gran parte de la población paraguaya vive ajena a los alabados números macroeconómicos del país, con una clase media todavía por consolidar y un 26,40 % de la población, 1,8 millones de habitantes de los cerca de sus 7 millones, que vive en la pobreza.

Por su lado, la economista Lila Molinier, miembro del grupo Base Investigaciones Sociales, manifestó que esa dicotomía entre la macroeconomía y la microeconomía responde a “un problema de focalización de la inversión y a la debilidad de estructura del empleo”, que adolece todavía de considerables tasas de informalidad.

Paraguay resulta ser uno de los países con bajos tipos impositivos, donde los gravámenes directos no superan el 10 % y los indirectos presentan un tipo impositivo de entre el 5 % y el 10 %, aunque en el caso del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) puede alcanzar el 16 % y hasta un 30 % en los aranceles a la importación.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close