Deportes

El Barcelona destituyó a Sito Alonso y asumió proyecto fallido

El entrenador madrileño, que tenía un año y medio más de contrato, deja al equipo fuera de Europa y con un balance de 21 derrotas y 19 victorias

Sitio Alonso dejó de ser el entrenador del Barcelona siete meses después de haber asumido el cargo. El técnico de Madrid tenía contrato hasta el verano de 2019. La orientación del Barcelona, reunida este lunes, ha analizado los deficientes resultados y el mal juego del equipo.

La imagen que deparó el equipo azulgrana, lejos de corregirse, se ha agudizado en los dos últimos partidos. Los dos los perdió, el jueves en la Euroliga y en el Palau ante el Armani Milán (81-83) y el domingo en Vitoria ante el Baskonia (96-72).

Acontecimientos del partido

A lo largo del descanso del partido ante el equipo baskonista, Hanga declaró: “Esto es una vergüenza. Hay que hacer algo”. Cuatro días antes, el capitán del equipo, Juan Carlos Navarro, además de constatar que el Barcelona ya estaba eliminado en la Euroliga, declaró tras la derrota en el Palau: “Estamos decepcionados. Sin consistencia, sin confianza, inclusive toleramos un poco de miedo un poco de presión al final”.

En este sentido, la directiva era reticente a adoptar una medida drástica. Sito era la apuesta del director deportivo, Nacho Rodríguez, y llegaba tras otra convulsa temporada, con Georgios Bartzokas al frente, que a su vez llegó al club en el verano de 2016 después de que el club debiera poner punto y final a la era de Xavi Pascual.

Los indicios de la falta de sintonía en el vestuario eran palpables desde hace tiempo. A finales de octubre del mencionado equipo empezó a encadenar derrotas y el propio técnico ya avisaba: “Mi equipo no puede jugar con una intensidad tan baja”.

El club decidió fichar el 30 de enero al escolta francés Edwin Jackson, exjugador azulgrana, ahora en China y por el que pagó los derechos en España al Movistar Estudiantes.

Pasó a desarrollar una plantilla con 16 jugadores, incluidos los dos que constan en calidad de vinculados, Marc García y Rodion Kurucs.

En el mes de noviembre el Barcelona ganó al Real Madrid en el Wizink Center el primer clásico en la Liga (80-84). Un espejismo. Solo tres días después cayó en la cancha del Bamberg alemán (84-81) después de dilapidar 26 puntos de ventaja.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close