Actualidad

Deserción escolar: ¿Por qué los jóvenes no quieren estudiar?

Paraguay.-  El investigador Francisco Giménez, ex viceministro de Desarrollo Educativo del MEC, plantea el porqué de la deserción escolar. Las causas principales son la necesidad de trabajar y la situación económica de las familias; además del desinterés que muestran los alumnos en la actualidad.

Giménez  dijo que lo que se plantea dentro del aula está lejos de la realidad diaria. Por tal motivo, se da una alta deserción desde el tercer ciclo de la escuela básica.

Según la Encuesta Permanente de Hogares (2017) y la Organización Investigación para el Desarrollo (ID), 106.596 jóvenes de entre 13 a 17 años están fuera del sistema educativo.

De este total, 25.730 dejan el centro educativo porque “no quieren estudiar”. Esta es la segunda causa más alta de abandono escolar, dado que la primera son motivos económicos y la necesidad de trabajar desde temprana edad.

Esta información se obtuvo gracias a los  datos  de la  Encuesta Permanente de Hogares (2017). Además, los  analizó  la Organización Investigación para el Desarrollo.

Para Rodolfo Elías, investigador de ID, se debe  analizar el porqué los jóvenes pierden el interés en sus estudios. Remarcó que el sistema es el que expulsa a los jóvenes.

Igualmente, señaló que del total que no tiene interés en continuar con sus estudios, 19.158 son hombres y 6.572, mujeres.

Otra causa probable para el abandono por desinterés podría ser el atraso de años escolares que presentan los jóvenes.

La pedagogía del aburrimiento por Cristina Corea e Ignacio Lewkowicz

Cabe considerar que el desinterés se genera por una “destitución” del sistema educativo, la pedagogía del aburrimiento lo explica. Los investigadores argentinos Cristina Corea e Ignacio Lewkowicz son los responsables de este análisis.

“Hay un desfase entre la propuesta curricular o el currículo y la experiencia de los jóvenes, como las necesidades puntuales en términos de formación. Esto es lo que trata de explicar la pedagogía del aburrimiento”, dijo Giménez.

Giménez citó como ejemplo la facilidad que tienen los estudiantes para usar la tecnología “como si fuera una extensión de su cuerpo”. También criticó que el sistema educativo todavía rechaza esta herramienta.

Por su parte, el ministro de la Niñez, Ricardo González, sugirió una malla curricular diferente, que atraiga mejor a los jóvenes. Planteó que las instituciones educativas “sean más accesibles y opten por insertar actividades más atractivas en la malla curricular”

Además,  propuso   afrontar la exclusión escolar  analizando propuestas para dar diferentes opciones a los jóvenes, como por ejemplo, la educación agrícola.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close