Deportes

Astros ganó en 10 tandas

Este partido se predestinaba como un duelo de pitcheo. Iba a ser un gran número de ponches. Iba. En la realidad, fue probablemente el partido más emocionante que se haya visto en una Serie Mundial, con 25 carreras, con un festival de batazos y con unos Houston Astros que viajan a la casa de los Dodgers de Los Angeles con ventaja de 3-2.

Nunca nadie se habría imaginado que un juego con Clayton Kershaw y Dallas Keuchel como abridores acabaría con marcador de 13-12, pero así pasó. Simplemente inexplicable y absolutamente emocionanante.

Si se considera que la misión de los Astros de tener enfrente a Kershaw era difícil de antemano, el estelar lanzador de los Dodgers salió del dugout con ventaja de tres carreras.

Por su parte, Logan Forsythe aprovechó que tuvo la casa llena y conectó un sencillo al izquierdo productor de dos carreras, al llevarse a Chris Taylor y Justin Turner. Acto seguido, Forsythe intentó un robo de base y Keuchel reviró a primera, pero el tiro a segunda de Yuli Gurriel fue muy malo y provocó que el corredor llegara y que en bola ocupada llegara Yasiel Puig a home para el 3-0.

Entre tanto, Kershaw no dio su brazo a torcer y se mantuvo dominante, acorde a lo esperado. En el primer tercio de partido sólo aceptó un imparable y sus compañeros le brindaron más apoyo en la cuarta entrada, cuando Forsythe anotó gracias a un sencillo de Austin Barnes el 4-0 parcial.

No obstante, Houston le encontró la pelota a Kershaw en la cuarta baja. Con algunos ubicados en primera y segunda, Carlos Correa conectó un doblete por jardín izquierdo y llevó a la registradora a George Springer y a José Altuve a tercera.

Sin embargo, eso no fue todo. De manera inmediata, Gurriel lavó su error de la primera entrada y pegó un batazo poderosísimo que quedó más cerca del techo que del piso por la pradera izquierda. Correa, Altuve y el propio Gurriel, en solo algunos minutos, hicieron ver vulnerable a Kershaw.

Lo que se había pronosticado como un duelo de pitcheo, terminó como un festival de batazos. Sí, como todos los juegos de esta Serie Mundial, excepto el primero. El partido se rompió y entró en una vorágine que parecía no tener fin.

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close