Actualidad

Alumnos del Colegio San José fueron suspendidos por denuncias de violencia

En total fueron cuatro los estudiantes, quienes estarán suspendidos hasta fin de año

Paraguay.- Autoridades del Colegio San José tuvieron que sancionar a los estudiantes involucrados en actos violentos luego de que el padre de una de las víctimas iniciara un procedimiento legal en contra de los jóvenes involucrados.

Personal directivo de la institución no ofreció declaraciones a la prensa. Fueron muy pocos los medios de comunicación que tuvieron acceso a la información oficial. Entre ellos está Noticias Paraguay, que tuvo la posibilidad de reportar lo que ocurrió.

El portal conversó con representantes del Ministerio de Educación y Ciencias, uno de los organismos que acompañó a todos los involucrados en la situación.

En total se calcula que fueron 17 los estudiantes involucrados en actos violentos con denuncias. Autoridades del colegio decidieron suspender a 3 de ellos hasta final de año. La institución paraguaya también tomó medidas contra otro joven que identificaron por sus propios medios.

Aunque los estudiantes no podrán asistir a clases, sí tendrán la posibilidad de presentar parciales y finales. La única condición es que no podrán tener contacto con las víctimas en el colegio.

La razón por la que tuvieron que accionar fue que uno de los padres inició un proceso legal ante el Ministerio Público.

La situación en el Colegio San José ha tenido amplio impacto en la sociedad. Exalumnos comenzaron a contar relatos de tradiciones acompañadas de prácticas violentas. Uno de los afectados relató que no se sentía orgulloso de haber estudiado allí, y resaltó que desde primer año pidió a sus padres que lo cambiaran.

Relatos de las prácticas violentas

Sebastián Campos Cervera fue entrevistado hace poco sobre cómo fue su vida académica mientras estudió en el San José. Durante la conversación reveló que las “ridículas” prácticas comenzaban en el “patio grande”.

Tenían que ignorar a las chicas, “escupir en sus cuadernos, arrancarles las hijas, hacerles bullying directa o indirectamente”. El joven contó que si no hacían eso eran considerados “pelagatos”.

Asimismo dijo que en los intercolegiales tenían normas. “Corría a esconderme para que no vean que no fui a la hinchada”, recordó que se escondía para que no lo vieran con su mejor amiga.

A él le pareció horrible soportar que le cortaran el cabello o empujaran por no cumplir sus normas. Por esa razón llegó un momento en que dejó de asistir a ese evento escolar.

Sebastián comentó que la razón por la que revelaba sus anécdotas en el colegio es para que otros padres supieran lo que sus hijos podían estar callando.

 

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close